Karrantza teje un futuro para sus ovejas autóctonas

Artículo publicado en el Diario de Noticias Deia
El domingo, 19 de Julio de 2015  

La feria dedicada a la raza carranzana cara negra rescata el uso de la lana en confección textil
Elixane Castresana  
enkarterri

Ovejas en Karrantza
Ovejas en Karrantza (Elixane Castresana)

Karrantza - Inés Ereño palpaba ayer lana de oveja carranzana cara negra recordando cuando tejía calcetines para su familia en su baserri de Agüera. “Lavaba la lana a mano en una fuente cercana”, rememoró. La segunda feria de razas autóctonas vascas con monográfica de esta especie en peligro de extinción en Karrantza le devolvió por un momento al pasado de la mano de Joseba Edesa y Laurita Siles. Esta pareja de Zalla investiga desde hace un año el entorno rural con el objetivo de preservar esa herencia. Un viaje que les ha llevado a conocer las técnicas de hilado tradicional de Islandia y entrevistar a varios pastores del valle de Karrantza.

En Karrantza “a cardar se le llama carmenar y, al contrario que en otros lugares de Europa el peso del huso empleado para hilar se orienta hacia abajo”, relataron. Son apuntes de lo que han aprendido y podrían plasmar en un documental. Así lo explicó Joseba con las manos en la masa: a la vista de los curiosos que se acercaron a la plaza del barrio de Ambasaguas creó una txapela con lana virgen de oveja carranzana cara negra “lavada y cardada con un cepillo”. Presionando con agua caliente y un jabón “totalmente natural, como todos los elementos que utilizamos en el proceso” dio forma a la txapela sirviéndose de un molde circular.

“En comparación con la oveja latxa o la merina esta lana es algo más rígida”, describió. El cambio de costumbres que ha derivado en un abandono progresivo del campo por las generaciones más jóvenes y “el hecho de que a día de hoy todo se oriente más a la producción” parecen haber desechado la vertiente textil del campo en una comarca que fue referente, como demuestra el museo y antes fábrica Boinas La Encartada de Balmaseda. Joseba y Laurita quieren perfeccionar el tratamiento de la lana con una máquina que aprovecha el pedaleo de la bicicleta para cardar más rápido y mejor.
Pero para revitalizar la producción de oveja carranzana cara negra, antes hay que proteger la especie, aún en riesgo de desaparecer. Según informaron el presidente de la asociación Eoalak y secretario de Euskal Abereak, Miguel Ángel García, e Izaskun Eletxiguerra, presidenta de Avascane -el colectivo que agrupa a los criadores de carranzana cara negra- “en el valle quedan 800 cabezas y el umbral del peligro de extinción está situado por encima de 3.000”. 

Además, el trabajo para mantener puro el estándar racial se complica por los posibles lazos de consanguinidad al elegir para la reproducción los ejemplares que más se acercan al ideal. La solución podría llegar de Asturias. “Hace treinta años criadores de allí compraron ovejas carranzanas y ahora el trayecto se ha invertido. Nosotros buscamos aquellos sementales”, desveló Izaskun Eletxiguerra.

Entradas populares